suelos laminados bravo murillo

Cómo reparar daños leves en los suelos laminados

Con el paso del tiempo y si no se tiene el suficiente cuidado, el suelo laminado puede sufrir imperfecciones. Pero, gracias a la resistencia de nuestros materiales, estos pequeños desperfectos suelen ser tan leves que usted mismo y, en poco tiempo, podrá arreglarlos sin problemas. En ocasiones, el panel puede estar tan dañado que debe sustituirse, en ese caso, le aconsejamos que se ponga en contacto con nuestro servicio de instalación en Quick-Step Madrid.

Reparar suelo laminado

Muebles, arenas, pequeñas piedras… son muchos los elementos que pueden provocar arañazos en su suelo laminado. Si ha tenido un percance de este tipo, no se preocupe, puede arreglarlo de forma sencilla. Desde Quick-Step le ofrecemos un  kit de reparación que incluye una cuchilla de fundición, un cepillo de limpieza, 1 paño verde/blanco, 1 lija gris y siete tacos de cera con los que podrá reparar suelo laminado de forma rápida. Los raspones en su suelo no serán un problema.

Solo necesita recrear el color de los paneles dañados con una o varias de las siete piezas de cera seleccionadas. Puede combinar las ceras según su criterio, pero si quiere estar seguro al 100%, en esta lista de colores de suelos Quick- Step encontrará detalladas cuales son las ceras a mezclar para lograr el tono más ajustado al color de su suelo laminado .

Una vez que haya decidido que ceras va a utilizar, tendrá que seguir los siguientes pasos para que su suelo quede como nuevo:

suelos laminados bravo murillo

  1. Limpie la zona que va a reparar
  2. Ponga en funcionamiento la cuchilla de fundición.
  3. Una vez que la cuchilla está caliente, funda pequeñas porciones de los tacos de cera seleccionados y mézclelos.
  4. Deje que la mezcla de ceras fluya por la zona dañada. Rellene siempre la zona con un poco más de cera de la necesaria
  5. Para igualar la superficie y eliminar el material sobrante, pase por encima de la zona dañada el peine de limpieza incluido en el kit
  6. Vuelva a pasar el peine por la zona del arañazo. En esta ocasión, hágalo en la misma dirección de las vetas de la madera.
  7. Con las ceras oscuras perfile las rayas que simula la madera. Una vez que la zona esté seca, vuelva a pasar el peine de limpieza para igualar el color.
  8. Utilice la lija gris para eliminar la grasa de la zona. El nivel del brillo de la mezcla se vuelve mate. Para ajustar el brillo utilice el paño verde/blanco. El lado verde del paño pule, mientras que el lado blanco apaga el nivel de brillo.
  9. Finalmente, limpie y desconecte la cuchilla de fundición. (La cuchilla se calienta mucho y muy rápido. Tarda un minuto en enfriarse. Debe tener precaución). Siguiendo estos pasos conseguirá reparar suelo laminado sin dificultad.

Cerrar huecos entre las planchas del suelo

suelos laminados bravo murillo

Las grandes variaciones en la humedad de una habitación pueden provocar que los paneles de su suelo laminado se muevan. A consecuencia de ello, se pueden producir aberturas en las juntas. Pero, tranquilo, este problema tiene fácil solución. Siguiendo estas instrucciones, en pocos minutos, su suelo estará como nuevo. Pero, antes de empezar, necesitará disponer de algunas herramientas: un cincel, una palanqueta, un martillo y un taco de impacto.

  1. Retire el rodapié del lado en el que piense que se movió la plancha de suelo laminado.
  2. Con el cincel y el martillo separe el zócalo de la pared.
  3. Una vez apartado el rodapié, verá cuál es la plancha que se ha soltado. Coloque el panel en su sitio con el martillo y el taco de impacto. De esta sencilla manera habrá conseguido cerrar la junta abierta.
  4. El último paso consiste en colocar de nuevo el rodapié. Utilizando un poco de cola, instale el zócalo en su sitio.

Corregir suelos laminados levantados

Además de producir huecos entre los paneles, la humedad también puede provocar  que su suelo laminado se abombe. Esta situación poco habitual, tiene fácil solución. Con un cincel, un martillo, un nivel y una multiherramienta, usted podrá reparar suelo laminado sin dificultad.

  1. Coja un nivel y colóquelo sobre su suelo para comprobar cuál de las planchas está levantada. Después, para saber que zócalo debe retirar, tendrá que observar en qué dirección se ha movido el panel.
  2. Retire el rodapié con la ayuda del martillo y el cincel.
  3. reparar suelo laminadoUna vez que haya retirado el zócalo, comprobará cuál es el panel que está demasiado cerca de la pared. Ese será sobre el que hay que actuar. Sobre él debe dibujar una línea de serrado a la misma altura a la que están situados el resto de los paneles.
  4. Con la ayuda de la multiherramienta sierre por la línea que acaba de marcar. Posteriormente, retire el trozo de madera que ha cortado. Limpie el serrín y el polvo producido con la aspiradora.
  5. Verifique que el suelo vuelve a estar plano. Si todo está correcto, puede volver a colocar el rodapié en su lugar.